Centro de desintoxicación: ¿cómo elegir el mejor?

Centro de desintoxicación: ¿cómo elegir el mejor?

La adicción a las drogas es un problema que se sufre en todos los rincones del mundo, haciendo que aparezcan cada vez más usuarios que quieren abandonar este mundo con el objetivo de realizar una vida normal. 

Lo mejor que se puede hacer es ponerse en manos de profesionales. Para ello, un centro de desintoxicación puede ayudarte a cumplir con estos objetivos. Sin embargo, es necesario tener en cuenta unos consejos para poder dar con el mejor. 


¿Cómo escoger el mejor centro de desintoxicación? 

No importa si el objetivo es desintoxicarse de drogas, de alcohol o de algún otro tipo de sustancia adictiva, lo importante es acudir a profesionales del sector que sepan cómo actuar ante estos casos. Esta parte es una de las más difíciles para los familiares y para el propio paciente. 

Existen una gran cantidad de centros, cada uno con unas características distintas. Todas las variables merecen ser tomadas en cuenta, como las que comentamos a continuación: 

1. Accesibilidad 

Es normal que los enfermos estén un tiempo en duda, sin saber si deben ponerse en manos de profesionales o no (aunque ellos sepan que sí). Lo importante es dejarlos un tiempo para que piensen en su futuro y, cuando pidan ayuda, que el centro esté accesible para poder ingresarlo. 

2. Acreditación 

Todos los centros de desintoxicación deben pertenecer al Registro de Centros Sanitarios de Atención y Prevención de Drogodependencias. Puedes mirar por ti mismo en los registros o preguntar si están incluidos, así, podrás estar convencido de que cuentan con todas las medidas que exige la Ley. 

3. Equipo 

La adicción a cualquier sustancia está considerada como una enfermedad que requiere de asistencia médica. Para ello, debe existir un seguimiento profesional para que la etapa de desintoxicación se cumpla. 

Cada área del centro debe contar con profesionales que sepan cómo actuar ante cualquier circunstancia que se pueda dar. En algunos casos se puede ver a adictos recuperados colaborando con el equipo. La ventaja es que pueden contar su experiencia para transmitirla al resto de pacientes, haciéndoles entender el peligro de continuar con la adicción. 

4. Evaluaciones personalizadas 

Es cierto que este tipo de enfermedades tiene síntomas comunes para todos los pacientes, pero también lo es que no todos los tratamientos son igual de efectivos para cada persona. Al tratarse de una enfermedad compleja, deben realizarse exámenes médicos que ayuden a detectar los problemas más graves y el nivel de adicción. 

Es normal encontrarse ante la duda de si debe ser internado en el centro o no. El equipo médico, mediante estos exámenes, será el encargado de dar una respuesta a esta pregunta. 

5. Tratamiento 

Cada tipo de tratamiento que se vaya a realizar debe ser claro, tener un nombre y una evidencia científica en la que basarse. Únicamente así se puede comprobar la efectividad por medio de diferentes canales (testimonios, publicaciones científicas, etc.). 

6. Duración del tratamiento 

Todo tipo de tratamiento tiene una duración determinada. Es necesario que el paciente lo continúe al pie de la letra para aumentar las probabilidades de éxito. Si se lleva con la adicción durante varios años, es imposible que esta termine en unos pocos meses. 

Hay que tener en cuenta que la desintoxicación no es lo mismo que la dependencia. Esta última fase es la más importante, además de la más larga. Por norma general, los centros de desintoxicación cuentan con cuatro fases efectivas para que el paciente pueda considerarse como “curado”: desintoxicación, deshabituación, rehabilitación y reinserción. 

En el caso de que el centro sea únicamente de desintoxicación, el tratamiento durará unos meses. Si no pueden cumplir con todas las fases, deben facilitar al paciente y a los familiares la información necesaria para continuar con su tratamiento en otro centro que sí cuente con estas características. 

7. Terapias 

Una de las formas demostradas de tratamiento efectivo para los drogodependientes son las terapias, las cuales son recomendadas un mínimo de dos o tres veces por semana. De este modo, se intenta que el paciente comprenda por lo que está pasando y que tiene solución, aunque para ello debe de hacer sacrificios, como sus aficiones, conductas o hábitos, para poner en práctica otras que le serán de ayuda socialmente cuando esté completamente recuperado. En muchos casos la terapia exige un ingreso temporal para ofrecer un mejor tratamiento.

8. Colaboración 

La familia es uno de los mayores apoyos que puede tener un paciente. Por este motivo, es necesario que de vez en cuando se convierta en un recurso terapéutico para su recuperación. No se puede perder la motivación y esta colaboración puede ser clave a la hora de seguir adelante. 

9. Necesidades 

Todas las áreas de la vida de los pacientes se verán afectadas por la sustancia por la que siente adicción. Cualquier centro debe de estar totalmente preparado para proteger y ayudar a sus pacientes en todas las medidas posibles.

Publicaciones relacionadas