Síntomas de la ludopatía

Síntomas de la ludopatía

La ludopatía puede definirse como una adicción patológica a los juegos de azar. Es la imposibilidad frenar los deseos de seguir apostando cada vez una cantidad mayor, causando daños en todos los aspectos de tu vida.


Síntomas 

Los síntomas de la ludopatía son los siguientes: 

  • Estar constantemente preocupado por las apuestas y pensar en cómo poder ganar más dinero mediante ellas.
  • Cada vez es más fuerte la necesidad de apostar mayores sumas de dinero, con el objetivo de lograr una emoción.
  • Intentar controlar las apuestas sin éxito alguno.
  • Cuando se reducen las apuestas se siente inquieto o irritable.
  • Las apuestas son una vía de escape a los problemas cotidianos.
  • Se utilizan las apuestas para intentar recuperar lo apostado.
  • Son frecuentes las mentiras para ocultar sus acciones.
  • Se ponen en peligro relaciones, estudios y trabajos.
  • Se recurre al robo para recuperar dinero.
  • Al no tener dinero, pide a otras personas.

Estos son los síntomas de un ludópata más característicos, necesitando ser tratados lo antes posible, ya que con el tiempo puede llegar a convertirse en algo destructivo. 


Causas 

A día de hoy aún no se comprende al 100 % qué es lo que motiva a que un ludópata pueda llegar a apostar de manera compulsiva. Lo que sí se conoce, es que su origen puede deberse a una combinación de distintos factores, entre los que se encuentran los biológicos, genéticos y ambientales. 


Factores de riesgo 

Por norma general, la mayoría de las personas que realizan apuestas no tienen por qué tener síntomas de ludopatía. Los factores de riesgo que están asociados a ello son: 

  • Trastornos de salud mental: Muchas veces, las personas que abusan del juego y las apuestas tienen problemas de abusos de sustancias, trastornos de personalidad, ansiedad, depresión, etc. La bipolaridad, déficit de atención con hiperactividad o el trastorno obsesivo compulsivo está directamente ligado a la ludopatía. 
  • Edad: Las personas jóvenes y de mediana edad son las más vulnerables. Aquellas que hacen apuestas de forma temprana, tienen más probabilidad en el futuro a sufrir de ludopatía. 
  • Sexo: Los hombres son más propensos a sufrir de ludopatía, aunque las mujeres pueden volverse adictas con mayor rapidez. 
  • Influencias: Si alguien de tu entorno tiene problemas con el juego, aumentan las probabilidades de que tú también puedas tenerlo en el futuro. 
  • Medicamentos: Los medicamentos “dopaminérgicos” tiene un efecto secundario que produce efectos compulsivos. 
  • Características de personalidad: Cuando una persona es demasiado competitiva o impulsiva, aumenta el riesgo de padecer ludopatía. 

Complicaciones 

Si la ludopatía no se trata y recibe la ayuda necesaria, a la larga puede tener consecuencias desastrosas en la vida de las personas que la sufren: 

  • Problemas que conlleven acciones legales y/o encarcelamiento.
  • Problemas económicos, llegando a la bancarrota en el peor de los casos.
  • Problemas en las relaciones (personales, amistades y familiares).
  • Pérdida de empleo o no realizar bien su trabajo.
  • Estado de salud malo.
  • Intentos de suicidio, pensamientos suicidas y/o suicidio.

Prevención 

En el caso de que conozcas a alguien con estos síntomas o tú mismo los tengas y quieras escapar de este tipo de vida, la mejor solución es ponerse en contacto con profesionales que analicen tu caso y pongan solución a tus problemas.

Cómo curar la ludopatia

Cómo curar la ludopatía

Diferentes estudios han catalogado a la ludopatía como un impulso incontrolable que sufren las personas con el que liberan el estrés y les hace escapar de problemas personales mediante el juego. Para saber cómo curar la ludopatía, los profesionales que analicen ese caso en particular deben conocer los síntomas principales. 


Ludopatía: Síntomas 

En la actualidad, la ludopatía se considera como una enfermedad adictiva en la que no existen sustancias externas que la provoquen, como puede ser el caso de los adictos a una sustancia ilegal. Sin embargo, sí que incluyen distintos síntomas iguales que en otros casos, como la ansiedad cuando comienza la abstinencia. 

Es muy normal que cuando un ludópata conozca su problema, intente esconderlo a las personas que le rodean y que tratan de ayudarlo. Por este motivo, cuando alguien se da cuenta de ello, tiene que intentar evitar presionarle, así solo se conseguirá que se ponga a la defensiva y no admita su problema. En su lugar, hay que sentarse a su lado y hablar con él tranquilamente, haciéndole saber que estás ahí para ayudarle.

Es normal ver muchos cambios de carácter en los ludópatas, se volverán ariscos cuando no tienen dinero para jugar o muy nerviosos. Las dificultades de concentración y atención o problemas en el entorno laboral son síntomas muy claros de que algo está pasando. 

Los trastornos depresivos o de ansiedad también son síntomas que afectan a los ludópatas, ya que la personas puede mostrarse muy ansiosa y preocupada, incluso tener crisis de ansiedad en los peores casos. 

Si tienes a alguien que sufre de cambios bruscos de carácter, agresividad, aislamiento y síntomas de ansiedad, es posible que sea consecuencia de la ludopatía, por lo que merece la pena buscar atención profesional lo antes posible. 


¿Cómo tratar a un ludópata? 

Existen tratamientos para personas que sufren de este tipo de problemas, siendo necesaria la asistencia a programas de deshabituación, donde utilizan diferentes técnicas para controlar los impulsos al juego. 

Los centros especializados en desintoxicación son la mejor opción, ya que disponen de equipo totalmente preparados para analizar el caso de cada paciente y hacerle ver que tiene un problema, pudiendo proceder a su tratamiento.

Todo el mundo que es adicto a algo, padece de síntomas depresivos cuando no puede realizarlo. Lo mismo ocurre con los ludópatas, que necesitan cada vez más hacer uso de los juegos y apostar cantidades mayores para tener esa sensación de placer, ocasionando graves pérdidas económicas que no se pueden recuperar o que tenga que robar para poder seguir jugando. 

Sea cual sea el caso, es importante hacer una terapia donde se vuelva a enseñar a la persona a disfrutar de todas las cosas, siendo un proceso que requiere bastante tiempo, aunque es la mejor forma de que vuelva a incluirse en la sociedad y a tener buenas relaciones personales, con amigos y familiares. 


¿Cómo se cura la ludopatía? 

Una vez la persona ha asimilado y admitido que tiene un problema, es el mejor momento para ponerse en contacto con profesionales del sector, ellos serán los encargados de analizar su caso en concreto y ofrecerle la ayuda necesaria. 

Para curar la ludopatía hay que pasar por un proceso real y honesto en el que se producirá un cambio y se rehabilitarán las capacidades de la víctima. Entre las que se trabajarán están las de autocontrol y los comportamientos que han hecho que sufra de este impulso incontrolable.

¿Es posible salir de la ludopatia solo?

¿Es posible salir de la ludopatía solo?

La ludopatía es un problema patológico en el que la persona sufre de adicción al juego. Conforme pasa el tiempo, se siente obligado a hacer apuestas cada vez más altas para sentir emociones que no pueden ser frenadas de otra forma. 


¿Cómo se puede ayudar a un adicto al juego? 

Hay que saber que todos los ludópatas poseen unos rasgos característicos a los de otros adictos, como la ansiedad o un sentimiento de culpa cuando han perdido todo su dinero. Por este último motivo, es normal que sus actividades las realicen a escondidas. Si quieres ayudar a un adicto al juego, debes conocer lo siguiente: 

  • En qué consiste: Es necesario que comprendan que su problema es causa de una adicción y que necesitan ayuda para salir de ese estado. 
  • Reproches: Cuando conozca su problema, evita los reproches y recriminaciones, ya que esto no servirá de nada, únicamente conseguirás que no vuelva a prestarte atención. 
  • Pregunta: Algunos adictos hablarán contigo enseguida y otros necesitarán de un tiempo para asimilar la situación, sea cual sea el caso, sé paciente e intenta no agobiarlo. 
  • El juego y los problemas: Ellos son los primeros que saben que la ludopatía es un problema y que sufren de una adicción. Sírvete de técnicas persuasivas para hacerle entrar en razón y evitar más problemas. 
  • Informar: Dale información de revistas o ponle en contacto con centros especializados en ludopatía, el primer paso debe darlo con alguien de confianza. 
  • Motivar: Continuamente están en un estado de soledad y de búsqueda de salidas, dos motivos por los que son adictos al juego. Proporciónale otras alternativas para mantenerle alejado del juego y motivado. 

¿Cómo se trata la ludopatía? 

Ningún vicio puede dejarse de un día para otro, motivo por el que se necesita la ayuda de profesionales especializados y altamente cualificados para ofrecer los cambios y salidas necesarios. Ya seas víctima o estés en el círculo de alguien que sufre ludopatía, es necesario tener en cuenta distintos consejos: 

  • Autoayuda: Es prácticamente imposible que se pueda salir solo de un problema como este, y sin un debido tratamiento todo indica a que se acaba recayendo
  • Claves: Algunas de las claves para evitar el juego es no cruzar por zonas de casinos o fuentes de juego, no engancharse a un juego online y evitar actos que te llevan a conseguir dinero exclusivamente para el juego. 

¿Es posible salir de la ludopatía solo? 

Es prácticamente imposible salir de la ludopatía por ti mismo si el grado de adicción se encuentra en un estado avanzado, ya que se necesita de ayuda profesional para cambiar tus hábitos y hacerte ver que tienes un problema y superarlo. Es cierto que lo primero que hay que hacer es admitir que se tiene un problema, pero por mucho que lo admitas, necesitas a un equipo profesional que esté contigo ayudándote a cambiar.

Los problemas con el juego

Problemas con el juego

Según la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR), la ludopatía consiste en una alteración progresiva por la que un individuo siente una necesidad imposible de controlar de jugar. Estos problemas con el juego por sí solos, no representan un contacto con otras sustancias, aunque cuando se agrava, suele ir acompañado de drogas, alcohol y/o tabaco. 


Tipos de jugadores 

Es normal que los ludópatas tengan problemas sociales, económicos, familiares e incluso legales en el peor de los casos, debido a que la mayor parte del tiempo lo pasan jugando, evitando las tareas más importantes de la vida. Existen distintos tipos de jugadores, independientemente de que el problema lo represente el juego con apuestas deportivas u otras modalidades.:

  • Jugador Social: Es un jugador que no tiene problemas de adicción, únicamente disfruta con él y puede abandonarlo cuando se lo proponga. 
  • Jugador Profesional: Conoce a la perfección distintas estrategias que pueden llevarle a conseguir dinero. Sabe que no puede controlar el juego. 
  • Jugador Problema: Persona que utiliza el juego casi a diario. Recibe quejas de las personas de su alrededor. El punto positivo es que la situación aún no está descontrolada por completo. 
  • Jugador Patológico: Aquella persona que, por el juego, ha afectado a la mayoría de áreas de su vida. 

Características del jugador patológico 

El jugador patológico o ludópata, puede pasar por varias fases. Son las siguientes: 

  • Precontemplación: Como él mismo no cree que su adicción sea un problema, no hace caso a los consejos de los demás y disfruta de su juego. 
  • Contemplación: Fase en la que la persona admite que tiene un problema y empieza a plantearse la posibilidad de buscar ayuda. 
  • Preparación: Se tienen muchos problemas, hasta el punto de quedarse solo. Él mismo ha intentado dejar de jugar y no puede, por lo que necesita buscar ayuda profesional. 
  • Fase final: Se ha realizado la recuperación del individuo. En este apartado también están las recaídas en el caso de que las haya. 

Síntomas que derivan de un problema con el juego 

Para detectar a una persona que sufre de ludopatía, puede hacerse mediante sus propios síntomas: 

  • Irritabilidad: No puede controlar sus impulsos, por lo que se irrita fácilmente y suele expresar sus sentimientos mediante agresividad o insultos. 
  • Inquietud: Ganar y perder es la principal preocupación de un ludópata, motivo por el que presenta un estado anímico de inquietud, dejando a un lado a la familia, el trabajo e incluso la salud. 
  • Mentiras: Para que no se descubra la cantidad de dinero que utiliza en su juego, es normal que mienta e incluso que se desarrolle trastornos de la personalidad. 

Cómo dejar el juego de azar 

Lo primero que tienes que hacer para dejar el juego de azar, es saber si eres un adicto. Para ello, existen profesionales que te ayudarán a diagnosticar tu caso y darte la mejore solución posible.

De este modo, es posible conocer el nivel de adicción que presentas y si es necesario que tengas que realizar un tratamiento adecuado a tu caso.

Consecuencias familiares que comporta un ludopata

Consecuencia familiares de la ludopatía

La ludopatía afecta gravemente a la salud familiar y al círculo más cercano, ya que es un trastorno donde la persona afectada únicamente puede pensar en el juego y no puede evitar los impulsos que le llevan a ello, presentando características negativas a su situación personal y familiar. 

Es importante saber cómo curar la ludopatía, ya que cuando alguien sufre esta enfermedad, es normal que el entorno y los seres queridos sean descuidados, perdiendo el interés por todo y donde únicamente se tienen pensamientos para el juego.

Lo primero que hay que saber es que, cuando una persona sufre ludopatía, es imposible vencer a esa sensación que te incita a seguir jugando. Está catalogada como un problema patológico, es decir, es una sensación psicológica que puede llegar a dominar todos los ámbitos de tu vida, tanto laboral, económica y social como familiar. 


¿Cómo afecta la ludopatía en el ámbito familiar? 

Además del ludópata, los familiares más cercanos también sufren las consecuencias que conllevan esta adicción. No solo tienen que hacer frente a esta patología de modo económico, sino de modo emocional y afectivo. 

Es normal que al principio los familiares no sepan qué está pasando con el ludópata, preguntándose por qué esa persona pasa tantas horas fuera de casa o dónde está el dinero que se tenía ahorrado. 

Por norma general, la persona que sufre de ludopatía suele mentir y engañar para ocultar su problema y conseguir sus objetivos, negando todo si se le pregunta. Todo esto hace que aparezca una clara preocupación por parte de la familia, que ve como la víctima empieza a dejar a un lado sus responsabilidades, dejando en su lugar otras emociones y acciones, como irritabilidad, ansiedad o cambios de humor. 

Cuando esta situación se prolonga durante mucho tiempo, se empieza a instaurar en todo el ámbito familiar una sensación de desconfianza, que puede durar años e incluso llevar a que se derrumbe. 

Para que esto no ocurra, es necesario que la familia hable con todos los implicados y comenten el problema que tiene. El apoyo de todos los seres queridos de la persona afectada es de vital importancia para que se realice el proceso de rehabilitación. 


¿Qué puede hacer la familia para ayudar? 

Si estás sufriendo las consecuencias del apartado anterior o si crees que un miembro de tu familia padece de ludopatía, tienes que saber que es necesario hacerle frente, para ello, lo mejor es conocer cómo curar la ludopatía, pidiendo ayuda en un centro especializado cuanto antes

Es necesario entender que es una enfermedad muy complicada, casi imposible de salir por su propio medio. Por mucho que quieras ayudarle sentándote a hablar con él o haciéndole ver que tiene un problema, lo único que se consigue es perjudicar aún más la situación y hacer que el ludópata se ponga a la defensiva. 

Es un proceso que necesita tiempo para poder luchar contra esa adicción, pero, si hay algo que necesita por encima de todo, es el apoyo de sus familiares y amigos para no sentirse solo.

Soy Ludópata ¿Y ahora qué?

Soy Ludópata ¿Y ahora qué?

Cuando tienes indicios de que padeces de problemas con el juego, es necesario acudir a profesionales especializados que puedan analizar tu situación y te ayuden a cambiar tus hábitos de vida. 

Cada vez son más las personas que quieren saber cómo dejar el juego de azar. Esto no es para nada extraño si se tienen en cuenta todas las opciones que existen para jugar en la actualidad, basta con salir para encontrarte con un salón de apuestas en cada calle. 

El gran avance de las nuevas tecnologías en la sociedad actual ha hecho que aparezca otro tipo de ludopatía, la de adicción a juegos online. Es muy fácil acceder por medio de internet a este tipo de plataformas para realizar apuestas o jugar al bingo, tanto que hasta un menor puede hacerlo. 

La adicción es un problema grave que debe preocupar a la persona afectada y al resto de personas en su entorno más cercano, ya que cuando empiezas a sentirte atrapado en la ludopatía, es normal que los más afectados sean los familiares más directos. 

Sin embargo, no debemos quitarle protagonismo a la ludopatía en sí, ya que tiene unas consecuencias muy graves si no es frenada a tiempo. Para ello, los profesionales cuentan con las herramientas necesarias para que se produzca ese cambio y la persona pueda rehabilitarse. 


Recomendaciones para dejar de jugar 

Si sabes que tienes un problema de adicción al juego o conoces a alguien que lo tenga, es importante seguir esta serie de recomendaciones básicas para dejar a un lado los juegos de azar poco a poco: 

  • Auto-Prohibición: Cuando se reconoce este problema, se acepta que se necesita ayuda. Uno de los pasos más duros es solicitar la incorporación al Registro de Interdicciones del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. De este modo, serán las propias compañías físicas las que no te permitirán entrar a salas ni jugar en plataformas online. Lo que se consigue así es que tu DNI esté prohibido para denegarte el acceso. 
  • Dinero: Es necesario que la persona disponga de dinero para poder jugar, si no tiene acceso a él, no podrá hacerlo. Cuando solicite dinero, antes de dárselo, que te diga para qué lo necesita, la cantidad exacta y que te dé el ticket de compra para saber que realmente ha comprado lo que había prometido. 
  • Establecimientos: Intenta no pasar cerca de establecimientos donde se realiza alguna acción de juego, como bingos o casinos. 
  • Sustancias: Dejar a un lado el alcohol y otro tipo de sustancias en el caso de que las ingiera, ya que son agravantes de este problema. También es buena opción apartar el café y la nicotina. 
  • Estar activo: Para mantener la mente lejos del juego, es importante mantenerse activo en todo momento o realizar actividades que te entretengan, como salir a dar una vuelta con un familiar, jugar al fútbol con tus amigos o buscar trabajo. Cuanto menos tiempo se pase solo, mejor. 
  • Vaciarse: Cuanto antes cuentes tus problemas, más a gusto estarás contigo mismo. Vacíate por dentro y cuenta todas tus experiencias, eso te ayudará a dejar a un lado los puntos oscuros y aumentará la probabilidad de que puedan ayudarte. 

Con estas recomendaciones básicas podrás dar el primer paso para dejar a un lado los problemas con el juego, aunque debes de tener en cuenta que no sustituyen a la ayuda profesional, que será necesaria más adelante, cuando de verdad haya asumido su problema y quiera corregirlo.

Ludopatía apuestas deportivas, todo lo que deberías saber

Ludopatía Problemas Apuestas Deportivas

Las apuestas deportivas están cada vez más extendidas por todo el país, haciendo que los casos de ludopatía se incrementen. Los adictos a las apuestas deportivas están catalogados como víctimas de un trastorno psicológico en el que es casi imposible evitar los impulsos que los llevan al juego. 

En este trastorno se esconden distintos complejos como la dependencia al juego, intentar huir de una realidad que no es la que se esperaban o la imposibilidad de hacer frente a los problemas que se están viviendo. 


El mundo de las apuestas deportivas 

El gran avance en las tecnologías ha hecho que este tipo de apuesta sea cada vez más accesible para todo tipo de usuarios debido a la expectación que los deportes generan. La ludopatía apuestas deportivas se está convirtiendo en algo más que una adicción, es un problema muy frecuente y preocupante que cada vez afecta a más jóvenes. 

No importa si eres empleado, desempleado, joven, universitario, etc. Cada vez es más frecuente ver como estas personas se juegan su dinero con la esperanza de tener unos beneficios y vivir una sensación de desahogo que únicamente se cumple cuando realizan su apuesta. 

Seguramente te ha pasado que estás navegando por internet y, de repente, te aparece una ventana incitándote a jugar. El problema de todo ello es que no existe ningún control y hasta los menores de edad pueden acceder y hacer sus apuestas. 


¿Cómo comprender la adicción a las apuestas deportivas? 

Si te gustan este tipo de apuestas, pasas horas delante del ordenador y piensas constantemente en jugar, es posible que tengas un problema de ludopatía. Muchas personas no saben cuándo esto pasa de ser un hobby a un vicio, pudiendo afectar a todos los aspectos de tu vida. 

Para saber si tienes un problema de adicción al juego, es importante que leas los puntos siguientes y conocer si es tu caso o no: 

  • Cada vez necesitas apostar más dinero, por lo que las pérdidas se intensifican. 
  • Cuando sufres de un malestar o no sabes cómo afrontar un problema, las apuestas se convierten en tu vía de escape o las utilizas con el objetivo de recuperar lo perdido. 
  • Si has intentado reducir las apuestas y te has puesto muy nervioso, irritable o has perdido el control de tus emociones
  • Cuando el dinero se convierte en la menor de tus pérdidas, es decir, has dejado atrás el trabajo, las relaciones familiares, personales o amistades y sigues apostando. 

Si estos cuatro puntos se asemejan a tu forma de actuar, tienes un problema de adicción a las apuestas deportivas. En este caso, la mejor solución es ponerse en contacto con profesionales que analicen tu situación y puedas dejar atrás este modo de vida. 


Menores de edad en las apuestas deportivas 

Según un estudio realizado en la Universidad de Valencia y la Fundación Codere, el 18 % de los menores no tienen ningún problema en apostar en plataformas online, siendo el 8 % quien lo hace de forma habitual. 

Esto no quiere decir que el 100 % de los jóvenes vayan a tener problemas en el futuro, pero sí es cierto que alrededor del 3 % lo harán desarrollando una adicción al juego, sufriendo de ludopatía y necesitando ayuda profesional en el futuro. 

El principal problema de la ludopatía, es la facilidad de todos los usuarios para apostar, sin existir ningún problema en caso de que lo hagan de forma descontrolada, haciendo que las apuestas deportivas online cobren cada vez más peso en el desarrollo de ludopatía para los jóvenes de nuestro país. 


Rasgos que definen a los adictos al juego 

El comportamiento impulsivo está catalogado como un rasgo psicológico que aparece frecuentemente cuando una persona desarrolla adicción al juego. Las 4 conductas más fáciles de desarrollar, son las siguientes: 

  • Afrontar las situaciones que te generan ansiedad de forma rápida y precipitada. 
  • No piensas en las consecuencias que ocasionan tus actos mientras los realizas. 
  • Estás continuamente buscando nuevas experiencias que te produzcan sensaciones más estimulantes. 
  • Es casi imposible que puedas concentrarte en una tarea y te enfoques en ella durante todo el tiempo que sea necesario. 

La adicción a las apuestas deportivas está generando cada vez más probabilidades de que los jóvenes puedan sufrir de ludopatía, motivo por el que es imprescindible controlarlo y, si ya es demasiado tarde, ponerse en contacto con profesionales cualificados para tratar tu caso.

Tratamiento de la ludopatía, en qué consiste

Tratamiento de adicción al juego

La ludopatía, al igual que cuando una persona drogodependiente no puede resistir la tentación a consumir esas sustancias, afecta a aquellos individuos que no puede hacer frente a los impulsos que le llaman a jugar. Cuando esto ocurre, es necesario realizar un tratamiento ludopatía, que requiere motivación y fuerza de voluntad por parte de la persona afectada para salir adelante. 

En la mayoría de los casos, el inicio del tratamiento de la ludopatía no aparece porque la víctima se dé cuenta de sus acciones y sepa que necesita ayuda, sino por la presión social de las personas de su entorno, haciendo que el paciente acepte que necesita ayuda. Este es un paso fundamental que sirve como inicio. 

A partir de este momento, es cuando el paciente empieza realmente a darse cuenta de sus acciones y a comprobar las consecuencias que ello conlleva, necesitando iniciar el proceso de deshabituación cuanto antes. 


Síntomas de la ludopatía 

Por norma general, los primeros indicios que se tienen de ludopatía empiezan a aparecer en la adolescencia, entre los 20 y los 40 años. El gran avance de las tecnologías ha propiciado que cada vez sea más común encontrar personas con estos problemas, gracias a la facilidad para acceder al juego. Como las personas menores también lo tienen más fácil, ha hecho que el índice se dispare en nuestro país. 

Los comportamientos repetitivos son los que más aparecen en casos de ludopatía, haciendo casi imposible para las víctimas que puedan resistir sus impulsos a jugar, convirtiéndose en un trastorno compulsivo. 

Los síntomas de la ludopatía son los siguientes: 

  • Comenten delitos para conseguir dinero
  • Irritabilidad
  • Jugar para escapar de problemas
  • Apostar para recuperar pérdidas
  • Perder el trabajo por el juego
  • Mentir
  • Cada vez se apuestan cantidades más grandes
  • Pedir dinero prestado
  • Siempre están pensando en el juego

Posibles complicaciones

Hay que tener en cuenta que, aunque se realice el tratamiento adecuado, siempre existe la posibilidad de que haya recaídas. No obstante, aplicándolo, las posibilidades para escapar de este tipo de vida aumentan drásticamente. 

Los mecanismos que se utilizan en el tratamiento se basan en ayudar a que el paciente pueda evitar, poco a poco, los impulsos que le impiden controlar sus ganas de jugar, consiguiendo que, en un determinado espacio de tiempo, pueda volver a su entorno y realizar su vida con normalidad. 

Las complicaciones que pueden aparecer sin el tratamiento de ludopatía son las siguientes: 

  • Ansiedad 
  • Depresión 
  • Problemas económicos 
  • Ataques cardíacos 
  • Intentos de suicidio 
  • Problemas derivados con el consumo de alcohol y/o drogas 

Cómo tratar la ludopatía

El tratamiento puede ayudar a evitar los problemas mencionados anteriormente y a conseguir que la víctima pueda rehabilitarse de la mejor forma posible. 

Si este es tu caso o conoces a alguien que padezca estos síntomas, es importante que consultes con un profesional de la salud mental para empezar con el tratamiento lo antes posible. Una vez te asegures de que esa persona es adicta al juego, intenta hablar con ella poco a poco y hacerle entender su problema, sin meterle presión, haciéndole ver que necesita ayuda y que tú estás ahí para proporcionársela.

Cómo ayudar a un ludopata

Cómo ayudar a un ludopata

La ludopatía es una enfermedad que impide que la víctima pueda resistirse a sus impulsos para jugar. Cuando se empezó a estudiar este fenómeno psicológico, se creía que se basaba en el control de impulsos, creyendo que, si una persona no poseía los suficientes, no podía impedir querer jugar en todo momento. 

Distintas investigaciones realizadas tratando de identificar qué es la ludopatía indicaron que, en realidad, lo que mueve a un ludópata a no poder controlar sus instintos, es debido a un trastorno adictivo, que es lo que crea la adicción. 

De este modo, la parte más difícil para la persona que sufre de adicción es dejar el juego, ya que es normal que se empiecen a sufrir sensaciones negativas para él, como las que padece una persona drogodependiente cuando empieza a reducir su consumo. 


¿Cómo afecta a la familia? 

Es común que la familia, al no saber cómo reaccionar o cómo le sentirán sus actos a un ludópata, no tenga idea de cómo actuar, produciendo consecuencias en todos los integrantes. El problema de los adictos al juego, es que sufren de cambios de carácter constante y no responden ante sus obligaciones familiares y/o laborales, pudiendo incluso llegar a consumir a las personas y convertirlas en también en víctimas. 

La propia familia del ludópata empezará a notar cambios de ánimo en su forma de actuar, como insomnio, mal humor, ansiedad o irritabilidad. Sin embargo, el último paso es llegar a avergonzarse de él, es un enfermo que no sabe qué le pasa

Es difícil sacar el tema de conversación de los problemas al juego delante del ludópata, ya que será muy incómodo para él y lo único que hará será ponerse a la defensiva, dar largas, evitar preguntas e intentar escaparse cuanto antes. Sin embargo, hay que hacerlo poco a poco si se quiere empezar a tratar el problema. 

En cuanto la ludopatía es descubierta, será cuando empiecen los conflictos y la rabia se adueñe de los familiares, que ven como quieren ayudar y no pueden, generando desconfianza y llegando a deteriorar el vínculo familiar. 


Consejos para ayudar a un ludópata 

Para saber cómo ayudar a un ludópata, el primer paso sería acudir a un centro con profesionales especializados y contarles tu caso, ellos podrán ofrecerte soluciones y consejos de cómo tratar al adicto. 

Lo principal que se debe hacer cuando sepas que el problema de tu familiar es la ludopatía, es lo siguiente: 


1) Comprenderlo 

Antes de ofrecer soluciones o querer hacer entender a la persona lo que le pasa, es que tú mismo entiendas todo sobre la ludopatía. Al tratarse de una adicción, debes de saber que es lo mismo que si un drogadicto estuviese enganchado a una droga. 

Mediante la comprensión del problema, podrás ofrecer la primera ayuda que se necesita, que es por parte de la familia más cercana, comprendiendo qué es lo que en realidad sucede en su cabeza y por qué actúa como lo hace. 


2) Proporciona alternativas 

Cuando hayas comprendido sus problemas, hablado con él y haberle convencido de que lo mejor es cambiar el modo de vida y tú estás ahí para ayudarle, llega el momento de proporcionarle salidas para que se sienta más seguro. 

Lo mejor son las opciones incompatibles, en las que mantenga la mente distraída y no consiga pensar en el juego, como salir a hacer ejercicio, pasear o quedar con amigos. 


3) Tu apoyo es importante 

Ahora que ya ha dado el primer paso y está intentando hacer otras actividades, bríndale todo el apoyo que necesite. Es normal que debido a su adicción sufra momentos de estrés y necesite a alguien en quien apoyarse. 

Debes entender que es un proceso muy duro, intenta ponerte en su lugar y llévale de la mano hasta el modo de vida que de verdad se merece.

Qué es la ludopatía

Qué es la ludopatia

La mayoría de las personas han escuchado en algún momento de sus vidas el término “ludopatía”, sin embargo, no todas conocen el verdadero significado ni qué es la ludopatía

¿Qué es entonces la ludopatía? Es una patología con la que se produce una alteración progresiva en el comportamiento de la víctima, teniendo una necesidad imposible de controlar por jugar, aunque aparezcan consecuencias negativas.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) lo califica como una enfermedad que suele darse mucho en los juegos que tienen una capacidad adictiva. Por norma general, los que más probabilidades tienen de que puedas sufrir a la larga de ludopatía son aquellos en los que no transcurre una gran cantidad de tiempo entre que se hace la apuesta y se consigue el premio, como puede ser la ruleta o las máquinas tragaperras. 

La mayoría de personas que sufren de ludopatía han adquirido esta enfermedad en bingos, casinos y diferentes juegos online. Es igual que una persona drogodependiente, que necesita su dosis diaria, llegando a hacer cualquier cosa por tener un momento a solas con el juego. 

La propia Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR) indican que la ludopatía empieza a convertirse en un problema cuando el afectado comienza a pensar, actuar y vivir únicamente para ello, dejando de lado otros objetivos, como a su familia y/o trabajo. 


¿Qué rasgos presenta un ludópata? 

Lo primero que hay que dejar en claro, es que la ludopatía no es una adicción en la que el objetivo sea adquirir una sustancia. Sin embargo, los síntomas que se presentan son los mismos que un drogodependiente. Son los siguientes: 

  • Las conductas que les resultan placenteras (jugar en este caso) se repiten continuamente, llegando a aumentar poco a poco los efectos si no se cuenta con la ayuda necesaria. La mayoría de sustancias químicas como pueden ser las endorfinas actúan a modo de estimulante, reforzando la conducta patológica y el ímpetu que se tiene por jugar cada vez un poco más. 
  • La persona no es consciente de que ha perdido el control, debido a distintos fallos de mecanismos que actúan directamente sobre el cerebro, actuando a modo de inhibición para la conducta que se está realizando.
  • Es normal que aparezca el conocido síndrome de abstinencia cuando el hábito es reducido o interrumpido. 

¿Qué causas llevan a la ludopatía? 

No existe ninguna causa exacta que pueda denominar a una persona como ludópata, en su lugar, aparecen un conjunto de factores que son los causantes de que la enfermedad patológica se desarrolle. Se pueden encontrar distintos factores de riesgo: 


1. Genética

Está demostrado que la genética puede influir en el desarrollo de la ludopatía. Los hijos de padres jugadores tienen un porcentaje más alto de que, en el futuro, acaben siendo ludópatas. Si los comparamos con el resto de personas que no siguen este caso, el resultado es completamente distinto. 

Sin embargo, cabe destacar que el juego no es un rasgo que se transmita, sino que, al incluirlo en su modo de vida habitual, se obtiene mayor propensión a hacerse adicto. 


2. Entorno

El entorno social más directo afecta a padres y profesores, ya que cuando la persona es más pequeña, es normal que se imiten los actos de los adultos, pudiendo empezar a crear tendencia al juego si no se tiene cuidado. 

Para evitar esto, lo mejor es poner restricciones y no practicarlo como algo habitual. Un ejemplo podría ser que hasta que no se termina de hacer la tarea o recoger la habitación, no se permite jugar durante un par de horas. En el caso contrario, si no existe ningún tipo de restricción, la probabilidad de que un jugador acabe convirtiéndose en ludópata crece exponencialmente. 

Por otro lado, también están los grupos de amigos y las redes sociales. Cuando no aparece la asertividad suficiente, también supone que el factor de riesgo aumente. 


3. Problemas psicológicos y/o sociales 

Es normal que, durante la vida de cualquier persona, se sufran momentos de inestabilidad emocional debido a problemas sociales. Lo importante en este caso es contar con alguien a tu lado que te anime y te apoye, y no refugiarse en otros factores para evitar pensar en tus problemas, como puede ser el juego. 

Es normal que, durante la vida de cualquier persona, se sufran momentos de inestabilidad emocional debido a problemas sociales. Lo importante en este caso es contar con alguien a tu lado que te anime y te apoye, y no refugiarse en otros factores para evitar pensar en tus problemas, como puede ser el juego. 

Es cierto que el juego te proporciona un momento de descanso mental en el que puedes huir de la realidad y divertirte, por este motivo es necesario controlarlo y no dejarse llevar por las emociones más directas. 


4. Publicidad

La gran mayoría de tipos de juego que existen pueden generar ludopatía si no se tiene un control en su uso, ya que, aunque su estructura está basada en la repetición de jugadas, el componente adictivo es que se te premia cuando ganas. 

El objetivo de muchos juegos es el de enganchar a los usuarios, conllevando a que, a la larga, exista una necesidad muy fuerte de continuar jugando. La publicidad también tiene parte de problema, ya que ayuda a mentalizar a la gente con que el juego puede ser la vía de escape para los problemas sociales.